Nuestro enólogo

Fernando Martínez Relanzón nació en el año 1974 como primer miembro de la sexta generación de una familia consagrada al vino. Nieto del presidente de los enólogos de España y Nariz de Oro Europea, no lo tenía fácil para igualar a sus antecesores, pero esto mismo se convirtió en un incentivo constante.

Fernando estudió Ingeniería Agrícola en la Politécnica de Valencia, «Agrónomos» con especialidad en Viticultura en la Universidad de Castilla-La Mancha y Enología, además de una maestría en Enología y Viticultura por la UNESCO, estudios que conforman parte de una amplia formación que fue la antesala de su consagración al vino.

Ha trabajado en las vendimias de la bodega familiar desde niño, como peón bodeguero con su padre en su adolescencia y como bodeguero en su juventud en bodegas como El Pago Vera de Estenas o la bodega Aranleón de Oria. Dedicado a la investigación en viñedos en el I.V.I.A., funda su propia bodega en La Portera de Requena en el año 2005

El padre de nuestro enólogo, Fernando Martínez Roda, fue creador del primer gran vino crianza valenciano; de él hereda nuestro enólogo, además del nombre, el amor por el vino y por las cosas bien hechas en general. De la enorme figura de su incansable abuelo, Francisco Martínez Bermell, los tres secretos de una bodega: limpieza, limpieza y limpieza. Y si nos remontamos a la fundadora de esta familia de enólogos, Fernando lleva en la sangre el espíritu global de esta mujer avanzada a su época, que ya en el siglo XIX exportaba vino a continentes como el africano.

En la actualidad, Fernando es el enólogo de las bodegas y viñedos Ladrón de Lunas, formadas por un gran equipo humano que ha recogido las enseñanzas de esta familia y que plasma esta sabiduría en los vinos de la línea Nicolás, y completando con esta savia fresca de trabajo e ilusión la línea Bisila, que representa los valores de solidaridad y compromiso con los que esta bodega esta firmemente comprometida.